El tucán, distinguido por su majestuoso pico lleno de color y gran volumen vive en la selva tropical de Chiapas, pero frecuentemente viaja a los bosques húmedos y zonas frías del estado a 1500 metros sobre el nivel del mar, es ahí donde pequeños productores indígenas de nuestro café visualizan y aprecian su esplendoroso vuelo.
A nombre de estas personas que son las mas importantes para que nuestro café obtenga su calidad, sabor y cuidado café arrebol comparte a sus clientes a través de su etiqueta la bella imagen que nuestros productores observan todas las mañanas durante la pizca.